La lucha libre en Guadalajara

La lucha libre en Guadalajara

En Guadalajara, como en gran parte del país el deporte más popular es sin duda alguna el fútbol. De hecho, en algún momento hubo hasta tres equipos de soccer en la primera división.

Sin embargo, otro de los espectáculos deportivos que consiguió cautivar a los tapatíos prácticamente desde su arribo a la capital fue la lucha libre. Ritual en donde las “fuerzas del bien y del mal “se enfrentan en el encordado.

El público vive con gran emoción cada combate, gritándoles a los gladiadores todo tipo de vituperios e injurias, aunque sin que eso llegue a afectar en ningún momento el ambiente familiar que se respira en la arena.

Fue Salvador Lutteroth González (orgullosamente jalisciense) el personaje que se dedicó a impulsar y promover la lucha libre a lo largo y a lo ancho de la República Mexicana. De hecho, en el año de 1933 funda la Empresa Mexicana de Lucha Libre (hoy conocida como Consejo Mundial de Lucha Libre).

Mientras tanto en Guadalajara no existía un escenario lo suficientemente grande para cubrir la demanda de los tapatíos a la hora de asistir a una función de lucha. Es decir, los combates se llevaban a cabo en pequeñas arenas.

Siendo consciente de la situación y sobre todo viendo el crecimiento de la afición del deporte del “catch” Lutteroth González se empeñó en construir un local de mayor tamaño para que así las personas pudieran disfrutar de los combates de una forma mucho más cómoda

Para su construcción se utilizaron materiales de primera calidad, pues la Arena Coliseo de Guadalajara debía guardar similitudes con la Arena México, instalada en la capital azteca. La obra comenzó a edificarse en el año de 1956 y fue inaugurada tres años más tarde.

Contrario a lo que pudiera pensarse, la función inaugural el 20 junio de 1959 no fue de lucha libre, sino de box. En total fueron cinco peleas aquella noche de sábado. Al día siguiente si fueron programados encuentros en los que participaron figuras del pancracio nacional de la talla del “Profe Manotas”. Obviamente me refiero a Blue Demon.

La característica principal de la Arena Coliseo de Jalisco es que no importa desde qué butaca te encuentres observando hacia el ring, ya que siempre podrás observar a detalle lo que está ocurriendo en el encordado.

Quizás los más jóvenes no tomarán en cuenta la trascendencia que tuvo en su día esta construcción, ya que no olvidemos que se encontraba en el centro de Guadalajara. Lógicamente, con el paso del tiempo esto ha ido cambiando, principalmente porque la ciudad ha continuado creciendo de manera vertiginosa.

Realmente son pocas las modificaciones que se le han hecho a la Arena Coliseo desde su inauguración. Sin embargo, el cambio más evidente de acuerdo con varios aficionados regulares a los encuentros de lucha libre, es que este espectáculo ha evolucionado dejando a un lado las llaves a ras de lona, para enfocarse mayormente en piruetas y lances aéreos.

Actualmente las funciones de lucha libre son los días martes y domingos, siendo estos últimos denominados como “familiares”, debido a que los precios son más económicos. Por ejemplo los niños (hasta 12 años de edad) pagan sólo $10. En tanto que para los adultos los precios oscilan entre $60 y $130.

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment