Cuento de terror de Guadalajara La dama de la Avenida

En México hay tres ciudades que tienen vialidades muy importantes. En primer lugar, se encuentra la Ciudad de México (capital del país). Afianzada en el segundo puesto se ubica la “Sultana del Norte”, es decir, Monterrey y, por último, Guadalajara localizada en el estado de Jalisco.

Cuento de terror de Guadalajara La dama de la Avenida

Hoy día relataremos las cosas extrañas que suceden en la Avenida Lázaro Cárdenas. Pocos caminos han sido testigos de tantos accidentes como ese lugar. Por supuesto, las personas que no conocen el porqué de las tragedias, alegan que las peripecias sufridas allí obedecen a que los conductores son descuidados y no acatan las normas establecidas en el reglamento de tránsito.

En los archivos históricos, existe la tendencia de que la mayoría de incidentes en ese tramo de camino ocurren por la noche. Sin embargo, un hecho que debe ser considerado es que algunas personas que han logrado salvarse de perecer ahí, han dicho que perdieron el control de su vehículo, debido a que súbitamente se apareció frente a ellos una mujer.

Además, un porcentaje de los entrevistados dijo que la dama vestía completamente de blanco. Su atuendo era muy similar a una túnica. Ninguno pudo describir el rostro de la aparición, pues argumentaron que, al estar preocupados por disminuir la velocidad del carro, no tuvieron tiempo de mirar al frente.

Estos acontecimientos de inmediato trajeron a mi mente los cuentos de terror que hablan acerca de una chica que aparece en las curvas pronunciadas de las autopistas. No obstante, investigando más a fondo pude darme cuenta de que el fenómeno que ocurre en Guadalajara es completamente distinto a cualquier cosa que yo haya escuchado en el pasado.

Platicando con un pueblerino, me enteré de que uno de los lugares con mayores avistamientos de la mujer de Lázaro Cárdenas, era el tramo que conecta directamente con la salida que va con rumbo a Chapala.

Fuimos hasta ese lugar y tengo que confesarles que ha sido una de las experiencias más aterradoras que he tenido en toda mi vida. Llegamos a la ubicación y transitamos el tramo unas cinco veces sin que nada extraño ocurriera (yo iba sentado en el asiento del copiloto).

A pesar de eso, en otro intento pude observar un fuerte resplandor que me dejo “ciego” por unos instantes. Después de eso, el automóvil golpeó fuertemente contra algo. Los neumáticos también se atascaron y mientras el carro seguía en movimiento, se podía oír el sonido de varios huesos rompiéndose.

El conductor se detuvo metros más adelante y ambos bajamos lo más pronto posible, para ver contra que habíamos golpeado.

– Creo que desgraciadamente atropellamos a un perro. Me dijo el conductor en lo que caminábamos hacia la cajuela del auto.

Mi mente estaba un tanto perturbada y confusa al ver que no habíamos golpeado nada ni a nadie. Las llantas estaban intactas y no había nada más en la avenida que el auto y nosotros.

Ya analizando las cosas con mayor detenimiento, creo que la mujer de la avenida Lázaro Cárdenas es un fantasma que busca vengarse de las personas que le hicieron daño.

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment