Visita el museo de animales y paleontología en Guadalajara

Visita el museo de paleontología en Guadalajara

En caso de que a ti te apasionen las exposiciones en las que puedes observar detenidamente restos fósiles procedentes del pleistoceno, no debes dejar de acudir al recinto Federico A. Solórzano en Guadalajara.

A este lugar, los lugareños le llaman simplemente “Museo de Paleontología”, ya que también lo utilizan como punto de reunión. La mayoría de las piezas que se exhiben es usarlas, fueron halladas en distintas regiones de la zona occidental de la República Mexicana.

Además de utensilios creados por los seres humanos que habitaron durante la época prehistórica, también es posible ver esqueletos de animales raros pertenecientes a este periodo. Como por ejemplo, el mamut, quien se dice es un “primo” lejano del elefante.

Por supuesto, se trata de réplicas a escala real de estos animales, pues infortunadamente, aún no se han recuperado restos óseos de estos ejemplares en suelo jalisciense.

¿Cómo puedes arribar al museo de paleontología estando en Guadalajara?

Tienes dos opciones. La primera es en automóvil, lo único que tienes que hacer es tomar la avenida Niños héroes, luego ingresar a la Calzada Independencia hasta llegar al sitio de la Antigua Central Carbonera.

Después girar a la derecha con dirección a Doctor Michelle y luego virar hacia la izquierda en la lateral.
Por su parte, si decides escoger el transporte público, las rutas que te pueden dejar cerca del Museo de Paleontología son las siguientes: 622.174 y 176.

El precio de las entradas es muy accesible, ya que los adultos sólo deberán desembolsar $20, mientras que los niños y personas de la tercera edad entrarán gratuitamente.

En el supuesto de que elijas visitar este recinto en el fin de semana, puedes aprovechar para ver un interesante documental. La cita es a las 2:00 de la tarde, los sábados o los domingos. El costo de este divertimento ya está incluido en tu boleto de entrada También existen talleres en los que pueden participar todos los miembros de la familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *