Artesanías en Guadalajara

Artesanías en GuadalajaraUno de los materiales que se emplean mayormente para llevar a cabo las artesanías en Guadalajara es nada más y nada menos que el barro, gracias a su maleabilidad. Los alfareros jaliscienses dominan varios tipos de ellos, los cuales enunciaremos a continuación.

El barro bruñido Esta es la técnica más añeja, la cual procede desde la época prehispánica. La apariencia de las piezas fabricadas siguiendo estas pautas, es suave y tersa. Algunos la conocen como “losa de agua” debido a que los utensilios creados con esta arcilla se usan justamente para almacenar el vital líquido.

Lo especial del barro bruñido radica en que sólo se realiza un amasado antes de empezar a moldear las piezas, mismas que son decoradas con detalles sencillos como podrían ser flores o quizá diseños. Poco más complejos como son las grecas mesoamericanas. Luego del cocimiento la vasija es frotada con pirita hasta que alcanza su brillo distintivo.

El barro engretado A este proceso se le conoce también como vidriado, no solamente en Guadalajara sino en gran parte del país. Se trata de una técnica proveniente de España que consiste en pintar los cántaros de barro con barnices cuya base es el plomo. Este tipo de sustancias les proporciona mucha más dureza y por ende mayor durabilidad. Tal vez por ello que los utensilios de barro engretado sean unos de los preferidos.

El barro bandera Para la obtención de éste se necesita no solamente la intervención directa del alfarero, sino de varios elementos entre sí, como son el barro negro, la arena roja, el barro blanco, y la pintura verde. La unión de todos estos factores hace que las piezas resultantes tengan un contraste único e irrepetible, el cual permite apreciar la belleza del dibujo en todo su esplendor.

Se le llama barro bandera, ya que como te pudiste dar cuenta, los colores predominantes son los mismos que aparecen en el lábaro patrio. Si deseas decorar tu casa durante las fiestas de septiembre, no hay cómo hacerlo con jarras, platos, botellones etcétera elaborados en este noble material.

El barro petatillo Esta técnica fue desarrollada por artesanos de origen jalisciense se distingue porque el color de fondo de la pieza (generalmente son platos) está formada por delgadísimas líneas entrecruzadas, simulando el entramado de un petate. De ahí su nombre. Aunado a eso, no debemos dejar de mencionar lo complejo que es el proceso de fabricación.

Después de creada la pieza, se deja secar para luego ser lijada. Posteriormente se lleva a un horno para ser cocida a temperatura baja con el objetivo de extraerle la humedad, pero sin correr el riesgo de que se agriete. El paso siguiente consiste en aplicarle una capa de esmalte, con el fin de devolverla al horno sólo que ahora a una temperatura mayor. En la actualidad se realiza esta tarea dejando de lado a las pinturas con plomo, así que puedes utilizarlos como vajilla sin riesgos para la salud.

El barro canelo Al igual que ocurre con el “bruñido” éste también se utiliza mayormente para el almacenamiento de agua. Sin embargo, su color café rojizo hace que se distinga del resto. Un tip para saber si la pieza es original, es el de posar tus labios sobre uno de sus bordes y si ellos quedan adheridos a la pieza, tendrás la certeza de que te llevas a casa algo auténtico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *